Infodemia y covid: gran preocupación social por los bulos de origen político

  • El 67% de los internautas en España declara estar preocupado por la desinformación y la mayoría estuvo expuesto a bulos relacionados con el coronavirus o con contenido político.
  • España es el país con mayor porcentaje de preocupación social por los bulos referidos al coronavirus procedentes por los políticos nacionales: al 42% le preocupa este problema frente al 29% del resto de países analizados.
  • Existe mayor preocupación por la desinformación que circula a través de redes sociales y aplicaciones de mensajería instantánea (50%) que por la que se difunde a través de canales informativos (11%).
  • Ideal de periodismo objetivo: la mayoría considera que los medios deben informar con pluralidad (76%), neutralidad (70%) y ecuanimidad (62%).

La mayor demanda de información por parte de los ciudadanos españoles durante el último año ha ido paralela al fuerte incremento de su preocupación por la proliferación de bulos. Según los datos del Digital News Report España 2021, el 67% de los usuarios españoles declara estar preocupado por la desinformación y la mayoría reconoce haber estado expuesto a bulos sobre el coronavirus (60%) o sobre asuntos políticos (50%) en la semana previa a la realización de la encuesta. Se trata de porcentajes muy elevados en comparación con los 46 países analizados en el estudio, cuya media ronda el 58% de ciudadanos preocupados por la desinformación.

Como puede verse en la siguiente tabla, la mayoría de los encuestados (63%) declara haber visto información falsa sobre temas de salud (incluido el COVID-19) o sobre temas de política (50%) en la semana previa a la realización de la encuesta. Otros asuntos importantes sobre los que los ciudadanos españoles han recibido noticias falseadas son inmigración (33%) o sobre famosos (31%).

El análisis por variables sociodemográficas muestra que las mujeres (70%) se preocupan por la desinformación más que los varones (63%), y la inquietud por los bulos va creciendo conforme aumenta la edad, tal y como puede comprobarse en la siguiente gráfica: el 56% de los menores de 24 afirma estar preocupado frente al 69% de los mayores de 35 años o el 75% de los mayores de 65 años. También los ciudadanos de mayor nivel educativo y de renta se preocupan más por esta cuestión (73% aprox.) que los de niveles de educación y renta más bajos (61%). Por último, los simpatizantes de izquierdas afirman estar más inquietos por los bulos (72%) que los de derechas (63%).

Gran preocupación por los bulos sobre la pandemia generados por los políticos nacionales

Más reveladoras aún son las respuestas de los encuestados sobre el origen de los bulos y los canales a través de los que se difunden. En primer lugar, preocupan mucho las noticias falseadas en torno a la pandemia suscitadas por el Gobierno o por el resto de partidos y políticos nacionales. De hecho, España es el país con mayor preocupación por este tipo de bulos de origen político: el 42% de los españoles manifiesta su inquietud frente al promedio de 29% del resto de países y muy alejado de la mayoría de países europeos.

Junto con los bulos generados por la clase política española en torno al covid, le sigue la intranquilidad por los bulos procedentes por políticos de terceros países y aquellos creados por periodistas o empresas informativas (11% en ambos casos), o por la gente normal (9%). En total, el 53% de los encuestados afirma que el tipo de noticias falseadas que más le preocupa son aquellas que tienen su origen en políticos, bien nacionales, bien internacionales. A juicio de los internautas españoles, la desinformación más preocupante no radica en las empresas informativas ni en los periodistas, sino -paradójicamente- en aquellos que han asumido como propia la tarea de identificarla y combatirla.

También en este caso hay diferencias por edad, y los más jóvenes manifiestan menos preocupación por este tipo de bulos ‘políticos’ (el 31% en el caso de los menores de 24 años frente al 45% de los mayores de 45 años). También los encuestados de rentas más elevadas (48%) se inquietan más por este tipo de desinformación política que los ciudadanos de rentas medias o bajas (40%). Pero la gran diferencia en torno a este problema se da en la simpatía política declarada por los encuestados. Así, solo un 32% de los simpatizantes de izquierdas manifiesta estar preocupado por la desinformación originada por el Gobierno y los políticos nacionales frente al 53% de los simpatizantes de derecha.

Al margen del origen de la desinformación, y poniendo el foco en el canal a través de los cuales se propaga, la mayoría de los usuarios españoles afirma estar más alarmado por los bulos que circulan por las redes sociales y por las aplicaciones de mensajería instantánea (50%) que por los medios informativos (20%). Esta dato es una excelente noticia para las empresas informativas, porque demuestran que incluso en un entorno de escasa confianza y abundancia de desinformación, las empresas informativas siguen gozando de un plus de credibilidad frente a otros actores y canales percibidos por la opinión pública como más proclives a difundir noticias falseadas.

Actitudes públicas hacia el periodismo objetivo

En este sentido, y a pesar del incremento de una polarización social e informativa en la que podría justificar un periodismo menos objetivo, la mayoría de los encuestados considera que los medios deben informar con pluralidad (76%), neutralidad (70%) y ecuanimidad (62%). Es decir, deben ofrecer diferentes puntos de vista y dejar que la gente decida; intentar ser neutrales y dar igual tiempo y espacio a todas las voces de un asunto. No obstante, España es uno de los países donde más personas consideran que no debe darse cobertura a aquellas partes que consideran que tienen un argumento más débil (25% vs 15% en Europa o EE.UU.)